Costa Brava

Sant Feliu de Guixols


Port Salví

Sant Feliu de Guíxols es una agradable población de la Costa Brava (Girona, España). Está ubicada en una costa abrupta, rocosa, con muchas calas pequeñas y encajadas, de arena gruesa. La inmersión empieza después de descender por una rampa que en tiempos sirvió para bajar embarcaciones al agua.Mirando al mar y hacia la izquierda suele haber un cabo que facilita parcialmente la entrada al líquido elemento. En este lugar de poca profundidad no es difícil distinguir alguna lubina, conocidas allí como "llobarros", entre el oleaje. Se continua dejando a la derecha la pared rocosa que cierra la cala por el sur, bien por superfície, bien por debajo del agua, siempre siguiendo un rumbo de 150 grados. En este itinerario de acercamiento no son infrecuentes la doradas, algunos ejemplares llegan a alcanzar buenos tamaños. En el momento que la pared que limita la cala describe el vértice, se puede descender hasta las rocas del fondo. A partir de este lugar encontrará tres corredores -cañones- de arena separados por lenguas rocosas. Encima de estos promontorios de roca hay unas extensas praderas de alga (Halimeda tuna), inconfundible por su semejanza a la planta crasa conocida por nopal o tuna.



Palamos


Cala Margarida

En Palamos, situada muy cerca de puerto “Marina” encontramos una cala sumamente acogedora y que destila un encanto muy especial debido al tipo de casitas allí presentes, de ambiente pescador y edificadas casi a línea de mar. En cuanto a la inmersión, el acceso al agua se realiza desde una playa pedregosa que no ofrece problema alguno o incluso desde un pequeño embarcadero situado en el extremo Este. El plan ideal consiste en recorrer en superficie el espacio que nos separa de la roca Negra, para una vez allí sumergirnos y buscar la referencia de un tubo emisario antiguo muy recubierto de incrustaciones. El fondo en este punto será de unos 8-10 m.Deberemos seguir este colector hasta el final, momento en que nos desviaremos ligeramente hacia la derecha siguiendo un fondo de bloques. Un poco más allá toparemos con una gran mole que nos cortará el paso, en un fondo de unos 15 m. En este punto podemos considerar que empieza el mejor tramo de la inmersión. Podemos explorar toda la extensión rocosa, comprobando que tras ella el fondo cae abruptamente hasta los 24 m., donde encontraremos un pasillo de arena. Un buen recorrido puede ser precisamente seguir el pasillo de arena hacia el Oeste, manteniendo siempre la pared rocosa a nuestra derecha, de manera que acabaremos siguiendo un rumbo Norte o Noroeste en dirección a la playa. Si en cambio atravesamos perpendicularmente el pasillo arenoso hacia la siguiente formación rocosa, podremos alcanzar fondos de hasta 30 m., pero en ese caso deberemos extremar las precauciones con el consumo de aire y tener muy presente el retorno.




Galería Fotográfica

Regístrate en nuestra galería de fotos de las actividades donde podrás comentar, votar, organizar y descargártelas.


Acceder

Calendario Actividades

Puedes consultar nuestro calendario y reservar ya tus fechas disponibles.



Acceder